PERROS Y BEBES: Cómo hacer la adaptación

Perros y bebes

Al parecer este 2016 va a ser un año de alta natalidad, al menos en la provincia de Barcelona, porque en estos últimos meses una de las consultas más demandadas que hemos recibido en Perro Positivo es la de cómo trabajar la llegada del bebé. Es muy frecuente preparar la habitación, dedicar mucho tiempo a comprar sus accesorios, ropa, mirar cursos de preparación al parto, pero… ¿y nuestro perro? ¿Cómo trabajamos con él? ¿Cómo le preparamos para la llegada de otro miembro de la familia? Es importante seguir unas pautas para acostumbrar a nuestro perro e indicarle que los cambios no van a suponer algo negativo para él.

Uno de los mayores errores que se cometen es acudir a un profesional cuando el bebé ya está en casa, cuando nos desborda la situación, cuando al perro de repente se le perro tristehan cambiado, sus espacios favoritos, cuando ya ha perdido todo su protagonismo, cuando está inundado por sonidos y olores nuevos que aumentan enormemente sus niveles de estrés y encima, sus propietarios ya tienen tiempo para pasar con él porque están demasiado ocupados con el niño/a.

  • Siempre recomendamos trabajarlo desde el momento que la misma familia sabe que están embarazados, tenemos muchos meses por delante para explicarle a nuestro perro que va a haber un cambio importante en la familia, pero que va a ser bueno para él también.

Las pautas no son complicadas, simplemente requieren de organización y sentido común.

  • Por ejemplo: si la persona que lo pasea habitualmente es la mujer y en unos meses es probable que no pueda hacerlo, o no con la misma frecuencia, vamos a intentar ir habituando al perro a otra persona de la forma más natural posible.
  • Si con la llegada del bebé vamos a redistribuir espacios de la casa y tenemos pensado limitar algunos espacios del perro, ¿por qué esperar al día que llegue del hospital para cambiarle sus rutinas? Hacerlo con meses de antelación, para que él se vaya acostumbrando.

Pensad que para los perros es muy importante sus rutinas, horarios y cualquier cambio les genera mucho más estrés de lo que nos puede suponer a nosotros, por lo tanto, vamos a intentar que sea lo menos caótico para ellos ayudándoles a verlo como la llegada de un futuro compañero de juegos, un nuevo mejor amigo y no como un adversario.

  • Deberíamos ser conscientes del tipo de perro que tenemos, es decir: si es habitual en él jugar de forma brusca, saltar encima, o tiene algún problema de comportamiento, sería bueno empezar a trabajar el autocontrol, rebajar niveles de estrés y enseñarle otras formas de jugar y comunicarse. En este caso es imprescindible que os pongáis en contacto con un educador canino que trabaje en positivo.
  • Las presentaciones se suelen dejar para el último día y es un paso tremendamente importante. Os recomendamos que antes del nacimiento, cada accesorio que compréis del bebé, la ropa, sus juguetes… se las vayamos presentando al perro poco a poco, dejándoselas oler, mirar, curiosear.
  • En cuanto el niño/a haya nacido, es conveniente que mientras la madre y el bebé aún están en el hospital, alguien de la familia le lleve al perro alguna prenda del recién nacido para que el olor le empiece a ser familiar. Si queremos crear una asociación positiva, en el momento que le dejéis oler esa ropita, le podéis reforzar con caricias y premios. Asimismo, en el momento de la llegada del bebé a casa también deberemos presentárselo de una forma tranquila y calmada. En este paso es importante nuestra postura corporal, que no haya tensión y ser conscientes de dónde nos colocamos, siempre en medio del bebé y del perro, para en todo momento tener un control de la situación.

presentación perros y bebésProcurad no dejar de lado al perro cada vez que estéis con el bebé, es decir, si le estáis dando el biberón podéis acariciar al perro, o dejarle que esté en contacto con vosotros. De esta forma, evitaremos que el perro asocie que la presencia del niño supone que le dejan a él de lado, sino todo lo contrario. Cuando aparece el pequeño humano, a él también le pasan cosas buenas. Si la situación os supera y no tenéis manos para llegar a todos, en estos momentos, podéis facilitarle al perro su juguete favorito, como un Kong lleno de premios.

  • Para terminar, no recomendamos dejar solos a los perros y bebés, por buenos que sean ambos, siempre es necesaria una supervisión por parte de un adulto.

Lo más importante en todo el proceso es crearle al perro una asociación positiva con la llegada de este bebé, para que la relación entre ambos sea de confianza, respeto y amor mutuo. ¡En cuanto lo consigáis, os sorprenderéis de los grandes momentos de ternura que os pueden dar!

Posted by
Perro Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *