Cómo crear vínculo con tu perro: 9 consejos para conseguirlo

Es cierto que los educadores caninos tendemos a repetir hasta la saciedad que la clave de conseguir una buena relación con nuestros perros es crear un buen vínculo con ellos.

Pero, ¿sabemos exactamente qué es eso? Y lo más importante, ¿cómo se consigue?

Cuando empecé en el mundo canino esto del “vínculo” también me generaba muchísima curiosidad, parecía aquello etéreo que sólo podían conseguir aquellos que colgaban fotos geniales en fotolog y en una nueva plataforma que empezaba a salir llamada facebook (sí, esas eran las redes sociales que se usaban en esos tiempos).

Para empezar a entender este término, tenemos que recordar que tanto perros como humanos somos seres gregarios, eso significa que tendemos a vivir agrupados con otros congéneres formando manadas y/o grupos sociales.

Dentro de este grupo se establecen normas, límites, y lazos afectivos, pero éstos no se crean de la nada. No por acabar de adoptar o acoger a un perro o incluso verlo nacer en nuestra casa ya habremos creado vínculo con él.

De hecho, una de las cosas que más me sorprendió cuando empecé como educadora canina, fue que iba a hogares con perros ya adultos o seniors, que llevaban toda la vida con esos humanos, y no existía vínculo ninguno. Eso es, porque el compartir más o menos tiempo con un perro, no es un factor determinante para generar ese vínculo, sino que existen muchos otros a tener en cuenta.

El vínculo hay que construirlo día a día, y voy a contarte, desde mi punto de vista cuáles creo que son las claves para ello.

❶ Tener una comunicación fluida con nuestro perro

Significa hablar el mismo idioma, utilizar un código común, que nuestro perro pueda comunicarse y podamos entenderle y responderle. Seguro que muchos de vosotros conocéis las señales de calma, esto sería como el ABC, algo básico para empezar a comprender cuándo nuestro perro está cómodo o incómodo, nos pide espacio, está preocupado, tenso, nervioso y observar cómo podemos ayudarle. Luego, también podemos aprender qué son las señales de desplazamiento, de estrés, de amenaza, entre otras. Como todo, cuanto más conocimiento tengamos más tranquilos estaremos en situaciones de tensión porque entenderemos lo que ocurre e incluso seremos capaces de anticiparnos a ciertos conflictos o situaciones. A veces los profesionales parecemos pitonisas porque prevemos lo que va a suceder en ciertas interacciones. Nada más lejos de la realidad, lo único que hacemos es observar y leer esas situaciones y jugar con probabilidades.

Os recomiendo formaros mucho en este ámbito, ver vídeos, observar a vuestros perros de forma consciente estando presentes, e incluso, simplemente pararos en algún parque canino y prestar atención a las interacciones entre los diferentes perros. Todas esto os ayudará a coger práctica a la hora de leer su comunicación.

❷ Entender cuáles son las necesidades reales de un perro y cubrirlas

A menudo se cree que, con dar de comer, beber y que tenga un espacio para hacer sus necesidades es suficiente, pero, ¡ni mucho menos! ¿y todo lo demás?

  • Primero, qué come, la calidad de su nutrición va a afectar directamente a su bienestar físico y emocional. ¿Recordáis esa frase de: “somos lo que comemos?” No voy a volver a repetir la diferencia entre darles pienso y comida natural, creo que ya lo hemos dicho en múltiples ocasiones y, además, hoy en día hay nutricionistas caninos muy buenos que pueden ayudaros en ese aspecto.Creéis que todos nos preocupamos por si el bol de agua está bien limpio? La calidad del agua también es relevante. Mantener una buena temperatura, limpieza y niveles óptimos de cal son necesarios para que nuestro perro esté sano y no desarrolle ciertas enfermedades a largo plazo.

 

  • Hacer sus necesidades no es sólo habilitarles un espacio dentro de casa para que lo hagan. O casi peor aún, pensar que el tener un jardín, ya soluciona este aspecto y por ello no es necesario sacarlos a pasear y socializar.

 

  • La salud y el descanso son puntos tremendamente relevantes. Un perro que no está sano no se sentirá bien y, por lo tanto, puede tener conductas que no entendemos e incluso no nos gustan. A parte de hacer mínimo una analítica anual, es importante observarles mucho, ver si padecen algún tipo de dolor de espalda o articular (bastante frecuente) en cualquier parte del cuerpo. También vigilar con los perros senior, que ya pueden empezar a padecer ciertas patologías que requerirán más seguimiento, cuidado y dedicación por nuestra parte y no forzarles con ejercicio físico que les pueda perjudicar. Ante cualquier duda al respecto, siempre os recomendaremos que acudáis a profesionales de la salud: veterinarios, fisioterapeutas caninos, nutricionistas para que os puedan ayudar con tratamientos adecuados y, totalmente personalizados a vuestro perro.

  • Otro punto a tener en cuenta es el CONFORT. No sólo por lo que respecta el tener un espacio cómodo para descansar: sea su cama/s, acceso a sofá o lo que decidáis, sino también si esa cama está colocada en un lugar dónde él escogería o si la hemos puesto allí por un mero tema estético o cómodo por nuestra parte. Es necesario también tener en cuenta qué tipo de perro tenemos, si pasa frío o calor en nuestra casa. Todos estos aspectos influirán directamente a su estado emocional, directamente a su autoestima.

 

  • Siguiendo con las necesidades básicas de los perros, ¿os habéis planteado si vuestro perro se siente seguro y protegido? Hay algunos que lo pasan mal en sus paseos, pero otros que no pueden ni llegar a relajarse dentro de su hogar: bien porque hay otro animal con el que se siente incómodo o amenazado o porque la relación con algún otro miembro de la familia (interespecífica o intraespecífica) no es buena. También hay perros que no se sienten seguros por ruidos, ya sean de dentro de nuestro hogar: lavadora, aspiradores, etc. O incluso sonidos que vienen de fuera como discusiones entre vecinos, otros perros que ladran, sonidos de campanas, ambulancias, bomberos, etc. Es importante identificar cuál es el foco por el cual nuestro perro puede no sentirse protegido dentro de su casa, porque sino no terminará de relajarse nunca.

  • Por último, iríamos al último apartado dentro de las necesidades básicas de los perros que son las que la gente le presta menos atención. En ellas entraría tener en cuenta las necesidades de nuestros perros de conducta exploratoria, social y conductas del propio individuo. Hay que recordar que los perros, al igual que nosotros, son animales sociales, por lo tanto, para encontrarse bien emocionalmente, es importante que mantengan relaciones sociales sanas, que les aporten.
    • Conducta social: Con ello, no me refiero a llevarlo cada día a un parque canino a que interaccione con perros desconocidos, eso no le llevará a sentirse seguro, sino todo lo contrario. Cada día tendrá que afrontar el presentarse a desconocidos, y eso le llevará a un desgaste.Algo que defendemos mucho desde Perro Positivo es que los perros formen parte de un grupo social, un grupo reducido de perros amigos con el que se sientan seguros y cómodos. Por ello, las actividades grupales bien gestionadas son necesarias y beneficiosas para ellos.
    • La conducta exploratoria debería estar satisfecha; que los paseos sean una combinación de estimulación mental, ejercicio físico y social.
    • Entender los gustos y preferencias de nuestros perros es vital para satisfacer las conductas individuales. Esto puede venir influenciado en parte por su raza, pero dependerá totalmente del propio individuo. Una vez que lo conozcamos, podemos proponerle actividades que le satisfagan y aporten a su bienestar emocional.

Otro punto importante para generar ese deseado vínculo con nuestro perro es el de:

❸ Reeducar nuestra paciencia y exigencia

Tendemos a querer cambios inmediatos en nuestros perros, pero tenemos que ser conscientes, que al igual que nosotros, todo ello es un proceso de aprendizaje y requiere tiempo. Es decir, no sólo pensar en nosotros mismos, sino, tener en cuenta al otro, respetando sus tiempos, espacios y ritmos.

❹ Compartir momentos y espacios lúdicos y de juego son básicos para crear una buena relación

Momentos en los que ambos generamos más niveles de endorfinas y aumentamos la serotonina (la responsable de tener  un estado de ánimo tranquilo y relajado), por lo tanto, nos sentimos más felices y satisfechos.

❺ Ser asertivos también es un factor importante en la relación humano-perro

Aprender a poner límites el uno al otro de una forma respetuosa (si nos comunicamos bien con ellos no será una tarea complicada) y llegar a ciertas negociaciones en algunos momentos.

❻ Generar una relación basada en el respeto.

Permitiendo que nuestro perro pueda tomar ciertas decisiones (si está preparado para ello), aceptando que quizás luego no nos termine de convencer las que tome.

❼ Crear un entorno de confianza y seguridad: juntos, estamos a salvo, nos sentimos seguros.

❽ ¡Fuera mentiras! No mentirle ni mentirnos a nosotros mismos.

Ser naturales, honestos y sinceros con lo que somos y podemos hacer y aceptar nuestros límites como equipo. Vigilar con las expectativas que nos ponemos y evitar comparaciones con nuestros amigos y vecinos. Tener esto claro, puede evitaros muchas frustraciones a corto y largo plazo.

❾ Compartir y disfrutar momentos sencillos pero irrepetibles

Tomar el sol juntos mientras mantenéis una rutina de masajes o contacto, disfrutar de un atardecer, hacer una siesta juntos en el sofá, ir de excursión a un sitio bonito, tumbaros en el césped, un baño en el río o en la playa…un sinfín de oportunidades para disfrutar de la compañía y subir los niveles de serotonina. Vivir instantes como estos (u otros ejemplos) son básicos para generar la relación de confianza y respeto que hemos comentado durante todo el post.

Como habéis visto, para generar el famoso y deseado vínculo con nuestro perro hay que tener en cuenta varios factores, no sólo se trata de mimarlo, o darle de comer o sacarlo a pasear cada día, o criarlo durante años en casa, sino de establecer esa relación única y crear un ambiente de confianza y respeto. ¡Si lo consigues descubrirás uno de los amores más maravillosos que existen!

Escrito por
Perro Positivo

Educadora canina fascinada en aprender y comprobar como cada día más los perros sienten y expresan sus emociones a través de las conductas que muestran. Especialista en hacer llegar a los humanos otra forma de ver al perro. Dispongo de licenciatura universitaria y postgrado. Tengo formación de Adiestramiento canino profesional y adiestramiento de perros de asistencia. Dispongo de la titulación de Clicker (CAP 1 y CAP2). Además me he especializado en agresividad canina, estrés y ansiedad, propiocepción, estimulación mental, mantrailing y detección de sustancias, con profesionales nacionales e internacionales. Actualmente llevo meses formándome en aromaterapia aplicada a la modificación de conducta y en doga. Desde siempre he sido una persona inquieta que no le importa esforzarse lo que haga falta para aprender cada día un poco más y seguir creciendo como profesional y aportar más a las personas que confían en mi trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *