Juegos entre perros y niños durante el confinamiento

Juegos entre perros y niños

La convivencia entre perros y niños pequeños no es siempre tan idílica como nos la han pintado en las películas. De la misma forma que los humanos pasamos por diferentes etapas, tenemos nuestros miedos y preocupaciones y nos afectan emocionalmente ciertas situaciones, a los perros también les pasa.

Durante el período que dure el confinamiento, estas situaciones van a suceder con más facilidad, es importante entender por qué pasan y qué podemos hacer para mejorar esa convivencia. Para ello, os vamos a compartir el caso de unos clientes que tienen una perra y dos niños en casa, cómo fue su evolución y, de qué forma están gestionando ahora, con el covid-19 el quedarse en casa todos juntos sin morir en el intento.

Es inevitable que en casa los niños griten, salten, corren, se disfracen, hagan movimientos rápidos e inesperados, toqueteen al perro sin preguntar si les apetece, etc. ¡son niños! Pero todo ello, seguro que afectará al perro de la casa, en mayor o menor medida.

Para los padres, gestionar todo esto es un reto, han pasado de poder dedicarle, casi todo su tiempo libre al peludo de casa: aprovechar los fines de semana para hacer excursiones, largos paseos, incluso apuntarse a alguna actividad con el perro, a tener que dividir ese escaso tiempo: entre atención y cuidado para los pequeños y ratitos para su perro, que, en muchas familias, se acaba reduciendo sólo en el tiempo de paseo.

Indie perra protagonista del caso real

Caso Real: Indie y su familia

Como os adelantamos, vamos a explicaros el caso de Indie, una perrita que vive en una familia maravillosa, rodeada de humanos que la quieren muchísimo, pero que, al tener a los dos niños, empezaron a ver cambios de comportamiento en ella.

Hace aproximadamente 6 años la pareja adoptó a Indie de una protectora de Cataluña. Era una cachorrita cuando llegó a sus vidas, y durante los primeros 3 años de vida la educaron y trataron de la mejor forma que supieron. Salían mucho con ella, hacían largas excursiones y caminatas, disfrutaba corriendo por la playa, hasta que un día, cuando regresaban a casa de su largo paseo, un perro que iba suelto la atacó y la mordió.

A este suceso se le sumó el nacimiento del primer hijo, Magí. Cambiaron por completo sus rutinas y su tiempo libre. Indie empezó a mostrar cambios de conducta en la calle: ladraba a los perros cuando se le acercaban, y eso hizo que poco a poco, disminuyera su relación social con los de su misma especie. Lo llevaron lo mejor posible hasta que, dos años más tarde, llegó a sus vidas su segundo hijo, Dalmau.

En este último año, cuándo Dalmau empezó a gatear, los cambios de comportamiento y de actitud de Indie fueron más evidentes. En casa, cuando los niños jugaban en el salón, ella se iba a otra habitación a descansar. Incluso en una ocasión marcó a uno de ellos para pedirle que parara.

Es importante, dejar claro que, a ambos niños se les ha educado en el respeto por los animales, quieren muchísimo a Indie, pero, a veces, las formas les pierden, no dejan de ser niños.

planificación

¿Qué hicimos a partir de aquí?

✔ Primero de todo, valorar qué implicación, ganas y dedicación iba a tener la familia para cambiar la situación. ¡Tuvimos suerte! Es una familia que pidió ayuda de verdad, se iban a implicar lo que fuese necesario para mejorar el bienestar de su perrita.

✔ Evaluar el estado general de Indie, observarla tanto dentro de casa como fuera, y a partir de ahí, proponer cambios en sus rutinas, teniendo en cuenta el escaso tiempo del que disponían los adultos en casa.

✔ Otro factor básico era que tanto los padres (Laia y Nani), como otros adultos que se encargaban de Indie en momentos puntuales, (abuelos de los niños) aprendieran nociones de comunicación canina. Es necesario entender qué nos dicen nuestros perros para saber cuándo están incómodos, nerviosos, estresados, relajados, felices, etc, es decir, es necesario aprender su lenguaje para comunicarse con ellos. Sólo entendiendo su lenguaje podremos empezar a mejorar la relación.

Magí aprendiendo cómo acariciar a Indie

✔ Le dimos importancia al contacto, pero sólo cuando era bien recibido, evitando las malas manipulaciones. Nuestras manipulaciones y postura corporal puede ser algo agradable para nuestros perros o también amenazante y molesto.

✔ A menudo, cuando empezamos a trabajar con un perro nuevo, la familia se espera que le estemos haciendo ejercicios de adiestramiento todo el rato, y no, no es lo que hacemos. En el caso de Indie, necesitaba un equilibrio, por un lado, proponerle actividades adaptadas a sus necesidades: de juego, de estimulación mental, pero también darle muchísima importancia al DESCANSO. Convivir con niños tan pequeños y movidos a cualquier perro le afecta, así que, necesita también su espacio seguro para descansar. Proporcionarle un espacio seguro es una pauta que no hizo falta que se la diéramos nosotros, ya la habían implementado antes de conocerlos y fue muy buena idea. Le pusieron una camita muy cómoda en una habitación (despacho) en la que los niños jamás entran. Además, está alejada del salón (lugar de juego de los peques).

✔ Cambiamos el tipo de paseos, Indie no era capaz de asimilar todos los estímulos que sucedían a su alrededor, estaba en estado de alarma sistemáticamente. Los paseos no tenían una duración concreta, pero sí debían ser más tranquilos y enfocados a usar su olfato, a explorar, a dar espacio a que asimilara todo lo que se iba encontrando. Nani, que se levanta muy pronto para ir a trabajar, se iba con Indie a ver el amanecer y disfrutaban de esos instantes juntos.

✔ Y, empezamos a crear momentos de calidad entre los niños y la perra, observando si todos disfrutaban de ello.

Después de pocas semanas, Indie mostró un cambio radical sobretodo en la calle, era capaz de ver, de usar su capacidad cognitiva y no dejarse llevar por su parte emocional que le hacía reaccionar sin control. Tenía curiosidad en acercarse a otros perros, le podían caer mejor o peor, pero había aprendido a pedir ayuda a su referente humano. ¡Estaban mejorando el vínculo! Simplemente atendiendo a su lenguaje e interviniendo lo justo y necesario, y evitando exponerla a situaciones por las que ella aún no estaba preparada.

Estaban atentos a las manipulaciones que recibía Indie por parte de los niños y aprovechaban para enseñarles cómo hacerlo.

Todo ello es un proceso de aprendizaje, y como cualquier proceso, requiere de tiempo y dedicación, y ellos, lo tenían claro. La actitud de sus referentes es clave para la rehabilitación de cualquier perro, porque no siempre es fácil. Va a haber días buenos y malos, y es importante ser consciente de ello.

Toda la familia sigue trabajando en mejorar esa convivencia y a Indie, le queda trabajo por delante, pero queríamos que entendierais desde donde partíamos en esta relación.

GESTIÓN DE NIÑOS PEQUEÑOS Y PERROS EN EL CONFINAMIENTO

Cuando empezó el confinamiento, subieron un poco los niveles de estrés por parte de Indie (como de todos los perros que conviven con niños), y se intensificó aún más lo que estaba latente, si quieres saber por qué, te recomendamos que leas este POST.

Laia y Nani están haciendo teletrabajo mientras dure esta situación, aunque teniendo dos niños pequeños en casa no es nada fácil, y si a esa ecuación le sumas una perrita que también necesita sus atenciones y dedicación, la gestión se convierte un verdadero reto. Como había que hacer hueco para momentos de ocio, juego, descanso y disfrute, vieron que la mejor opción sería juntar en la medida de lo posible a los niños y a Indie.

Niños jugando a pelota con su perra en el terrado

Aprovechaban su tejado donde tienen más espacio para jugar a la pelota con los niños, correr un poco y ejercitarse, pero, Indie esas situaciones, ese tipo de juego más excitante le preocupaba y sacaba su parte más exigente, para reclamar atención o los recursos que tenían (pelota). Al pasarme un vídeo mostrándome esto, decidimos aprovechar estos días para enseñarles a los niños a preparar juegos para Indie donde todos participaran y disfrutaron del juego.

Cuando vamos a casas de familias con niños intentamos hacerles partícipes de todo el proceso de rehabilitación, para que sientan que son parte importante en la mejoría de su hermano peludo. Así que, a continuación, os enseñaremos algunos de los juegos que les proponemos hacer por si os puede servir de ayuda:

A qué pueden jugar niños y perros

🐶Hansel y Gretel: Mientras el perro está encerrado en alguna habitación, los niños esconderán por la casa o jardín las chuches que hayáis escogido. Importante que una vez se deje entrar al perro al espacio donde están los premios se le deje resolver y encontrar los premios por sí sólo, sin generar presión y vigilando que los niños no entorpezcan la esperada búsqueda de “las migas de pan”. (Juego desactivante en función del valor de la comida, si tiene demasiado valor, el perro se pondrá más nervioso).

🐶Escondite: ¿A qué niño no le gusta poner a prueba su escondite favorito de la casa ante el mayor detector del mundo? ¡El olfato de su perro! Si el perro tiene bien trabajado el quieto, se lo podemos pedir mientras los niños se esconden por la casa. Una vez estén a resguardo, le pediremos al perro que los busque con el comando que tenga aprendido: “busca”, “ok”, lo que sea. Si no tiene ninguno, simplemente con soltarle probablemente ya vaya a buscar a sus hermanos humanos. ¡Cuando los encuentre sería bueno que los niños le felicitaran con un muy bien! Repetir máximo 2 veces. (Juego Activante)

🐶Jugar a los Piratas: En este juego, el perro tendrá que buscar su querido tesoro! Pero con su olfato, no con la vista. Podéis aprovechar y usar algún juguete que al perro le guste mucho, como un peluche. Podemos empezar de la misma forma que el anterior. Uno aguanta el perro y otro le enseña el peluche y lo esconde cerquita, que el perro vea más o menos por qué zona lo ha dejado. Cuando el niño que lo ha escondido vuelve hasta donde está el perro se le dirá “busca” o “tesoro” la señal verbal que se quiera usar. Y a la que lo encuentra se le felicita. Si queréis hacerlo más divertido, antes de empezar que cada niño se fabrique su “parche pirata”, incluso que haga un mapa de la casa y marque todos los sitios donde le esconderá el tesoro.

🐶Hora de la magia: Podéis aprovechar estos días para jugar al juego del trilero con vuestro perro. Solo necesitaréis 3 envases iguales, (como por ejemplo potes de yogurt) poner premio en sólo uno y moverle los envases al perro para que busque dónde está la chuche con su olfato.

🐶Master chef junior: Si algo estamos haciendo todos durante este confinamiento es cocinar. Así que, podéis aprovechar para preparar (junto con los niños) chuches caseras para vuestro perro con alimentos que tengamos por casa, para luego usarlos en los otros juegos. Importante que lo supervise un adulto porque en algunos hay que usar el horno. Los niños pueden desarrollar la psicomotricidad fina y el perro su olfato, deleitándose con los olores de la deliciosa comida que le prepararéis.

🐶Manualidades: Siguiendo con la psicomotricidad fina, vamos a aprovechar aquellos rollos de papel de wc o cocina que se nos han terminado, envases de cartón de cajas de tés, tetrabricks vacíos limpiados préviamente, y los niños meterán chuches dentro. Una vez estén listos, los podrán dar al perros sin más, o se podrám usar para diferentes juegos, como por ejemplo:

niño creando juego de estimulación para su perro
Niño creando juego para perro

Magí preparando un juego de estimulación mental para Indie

🐶La caja de los tesoros: En este juego usaremos o bien los juegos preparados anteriormente, o podemos además añadir una toalla vieja que no usemos, si tenéis algún juguete tipo Kong, snufflemat o manta olfativa, o algún hueso, etc. Se trata de poner diferentes premios en cada uno de los envases/juguetes mencionados. En la toalla podemos esconderlos aún mejor, hacer paquetitos con los rollos de papel de wc poniendo chuches dentro. Una vez lo tengamos por separado, lo iremos metiendo dentro de una caja de cartón. Para dificultarlo aún más, podemos poner bolas de papel dentro. En función de la habilidad del perro se lo pondremos más o menos complicado. Es importante que al principio entienda el juego, por lo tanto, hazlo fácil.

🐶Humor amarillo: Se trata de preparar una pista de confianza con objetos que tengamos por casa: sillas, palos de escoba, tendedero, taburete, maleta, bolsas, telas o mantas, plásticos, cajas de cartón. Sería interesante que fueran los adultos quienes prepararan la pista y luego los niños, los que escondieran premios por los objetos. Importante: no añadir objetos que asusten o preocupen al perro, sobretodo, aquellos que hagan ruidos, en función de cada animal se pondrá unos objetos u otros y siempre con seguridad, si es un perro que se atraganta o se puede hacer daño no lo hagáis.

🐶Asumiendo responsabilidades: Si los niños aún no tienen responsabilidades sobre el perro de la casa, es un buen momento para empezar. Todo en función de la edad que tengan. Por ejemplo: esta semana uno será el “aguador” el encargado de ir mirando que el perro siempre tenga agua fresquita y el bebedero limpio. Cuando no sea así, avisará a un adulto para que le ayude a reponer o limpiar. Otro, puede ser el encargado de darle el bol de la comida en sus tomas (siempre y cuando el perro no tenga problema de protección de recursos).

🐶Circo en casa: Podéis poner a los niños de pie abriendo las piernas haciendo un túnel y el adulto guiar al perro con la mano (luring) para que pase por debajo, o sentar a los niños en el suelo, con las piernas abiertas, y que el perro pase por encima. Importante que no griten, ni le den palmaditas cuando está pasando el perro, podría asustarse. Este juego es activante y puede ser muy preocupante para algunos perros que no quieren ser tocados o que llevan mal los manipulados. Os recomendamos que antes de hacerlo reviséis el apartado de “alerta” que hay al final del artículo.

niños preparando la comida para el perro

🐶Pista de Agility casera: Si vuestro perro ya sabe saltar objetos, rodearlos, o pasar por debajo de una mesa sin problemas, podéis probar de montar una pista de agility en plan casero. Es importante que no se exija demasiado al perro, si no está preparado no se le forzará en absoluto, se trata que todos (sobretodo el pero), disfrutéis de la actividad.

En nuestro canal de Instagram vamos colgando algunas de las actividades que están llevando a cabo nuestros alumnos en las clases de  VIRTUAL DOGS

🐶Ponerse en forma: Si vuestro perro sabe hacer alguna habilidad como: dar la patita, sentarse, tumbarse, dar la vuelta, quedarse quieto… aprovechar y que sean los niños los que lo practiquen con el perro. Vigilar a los niños que no hagan muchas repeticiones y no pasarse en exigirle mucho al perro.

🐶Cuéntame un cuento: ¿Qué niño no se emociona cuando sus padres le cuentan el cuento donde viajan a la luna, cabalga con su hermoso caballo, es capaz de escapar del malvado de la historia y consigue volver sano y salvo? Permitirle a vuestro perro compartir estos momentos de risas, sustos y emociones a flor de piel. Crear un espacio idóneo para ello: podéis montar una tipi o cabaña con cuatro mantas, o poner cojines en el suelo y permitir que el perro pueda estar con vosotros compartiendo esa historia de aventuras.

niños y perro compartiendo el momento de lectura de un cuento

🐶Tiempo relax: Poner música relajante, sentarse en el suelo y, sólo si el perro se acerca a los niños y le apetece, empezar una sesión de mimos, caricias y masajes. Si es un perro que le gusta que lo cepillen también podéis probar que con mucha suavidad, sean los niños los que lo peinen un poco. Si veis que el perro se lame la nariz, lame a los niños, gira la cara o se sacude, es importante que los niños le dejen en paz. No está cómodo.

Niños cepillando a Bruc

ALERTA

No todos los perros podrán hacer todas las actividades propuestas. Es importante darse cuenta si el animal está cómodo y disfrutando del ejercicio, sino es así, mejor parar. No hay que forzarle a hacer nada, sobretodo si tiene que pasar por espacios o superficies que le preocupan o requieren el contacto o manipulaciones.

Si veis que mientras hacéis uno de estos juegos el perro: gira la cara, bosteza varias veces, se lame el hocico, o os lame a vosotros o a los niños, se sacude repetidas veces, se queda inmóvil o simplemente se va, no insistáis. Entender que no está cómodo con la situación, y como estos juegos son para que os divirtáis juntos, no se está cumpliendo el objetivo. Mejor probar en otro momento y reflexionar qué ha sido lo que no le ha gustado o no estaba preparado.

Si pones a prueba alguna de estas propuestas con tus hijos, te animamos a que nos lo compartas por instagram con el hastag #juegosentreperrosyniños

Perro Indie con dos niños

En estas últimas semanas, Indie disfruta como nunca de la compañía de sus dos hermanos humanos Magí (3 años) y Dalmau (1 año). Tiene momentos de juego con ellos y de calma. Comparten instantes de calidad.

Entre todos el listado de juegos, hay algunas actividades más activas y excitantes para el perro donde se deberá controlar no repetirlas durante mucho tiempo, y otras que, invitan a la calma tanto para los niños como para los perros. Ambas opciones, si se hacen bien, son oportunidades para crear muy buena relación entre ellos.

Posted by
Perro Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *