Educación de cachorros

Cuando adoptamos un nuevo cachorro para que forme parte de nuestra familia, en casa se vive un momento muy dulce: arropar y cuidar a un bebé, sea de la especie que sea, enternece a cualquiera y las ilusiones por todas las vivencias que vendrán son emocionantes.

Pero a su vez, un cachorro es un folio en blanco, no tiene su personalidad desarrollada, una parte de la cual dependerá de sus vivencias, no nos conoces, no tiene apenas aprendizaje, ni experiencia a sus espaldas. Como amos de este cachorro debemos encargarnos de cubrir sus necesidades básicas, sus necesidades emocionales y también de enseñarle a convivir en casa y fuera de ella, ya que los perros salen a diario.

En todo esto, te ayudamos en Perropositivo.

¿Desde qué edad adiestramos cachorros?

La respuesta a esta pregunta puede resultar subjetiva, pero hay una cosa clara, para poder adiestrar a nuestro perro debemos haber creado previamente un vínculo con él.

Una relación de confianza mutua entre dos individuos, en este caso de diferentes es especies, es algo que puede surgir de forma orgánica pero que también algo que los humanos podemos trabajar, conociendo a los perros como especie y sus sistemas de socialización.

De este modo, podemos usarlo para ganarnos la confianza de nuestro cachorrito, resumiendo hay tres pilares fundamentales pero muy sencillos que debemos tener en cuenta para conquistar a un perro: la alimentación, el paseo y el tiempo de juegos. Obviamente, no vale sólo con eso, también es necesario un día a día en el que se conviva bien con el perro cubriendo sus necesidades afectivas.

Una vez consideres que entre tu cachorro y tú ya existe un vínculo puedes empezar con la educación. Debes tener en cuenta que los cachorros son literalmente como niños, están aprendiendo todo, con las dificultades que eso implica.

No vas a obtener resultados rápidos, es un proceso en el que no puedes frustrarte y deberás cargarte de paciencia, constancia y empatía, incluso cuando uno de tus objetos favoritos se convierta en un juguete que destrozar.

De todas formas sé firme en su educación, cuando son pequeños es muy gracioso todo lo que hacen pero no frenar comportamiento erróneos será la forma de perpetuarlos. Por otro lado, si consideras y observas que está teniendo algún comportamiento extraño, es importante que consultes con un profesional, ya sea un veterinario, un adiestrador o un etólogo. Él sabrá guiarte de la magnitud del problema y cómo corregirlo si es necesario.

Por otro lado, muchas personas, particularmente las que tienen cachorros que al crecer se convertirán en perros grandes, sienten la necesidad de llevar a su perro a adiestrar con un profesional aunque no exista ningún problema de conducta, con el fin de asegurarse una buena educación.

Debemos tener en cuenta que existen tres tipos diferentes de profesionales del comportamiento canino: educadores caninos, adiestradores caninos y etólogos.

Los primeros se centran no solo en la educación del can, sino también en guiar al amo y aconsejarle cómo crear el entorno ideal. Los adiestradores de perros se basan únicamente en la obediencia y disciplina, así como la preparación física del perro para algo concreto, estos se ocupan de los perros que compiten en determinadas actividades. Por último, un etólogo es un veterinario especializado en comportamiento, algo así como un psicólogo por lo que como norma general, sólo deberíamos acudir a él si existe un problema grave, como por ejemplo fobias, además él podría recetar medicamentos si fuese necesario.

Por ello, para educar a nuestro cachorro lo ideal sería acudir a un adiestrador de perros, que es un profesional con las competencias adecuadas para enseñarle un buen comportamiento a nuestro perrito.

¿Necesitas ayuda con tu mejor amigo? Contáctanos. Atendemos Provincia de Barcelona y Gerona (consulta las poblaciones)

contactar

Artículos destacados

Normativa de perros peligrosos
Primeros auxilios para perros
Combatir en perros el miedo a los petardos