BEBÉ EN CASA CON PERRO

La llegada de un nuevo bebé a nuestro hogar es, sin duda, una de las etapas más importantes, emotivas e ilusionantes de nuestras vidas. Y por ello va a ser de vital importancia asegurarnos de que la llegada del bebé, sea algo positivo tanto para la familia humana como para la familia canina.

Si tenemos perro, uno de los temas que debemos tratar es, cómo va a reaccionar el animal en esta nueva etapa de nuestra vida y qué podemos hacer para que la convivencia funcione correctamente tras la llegada del nuevo bebé.

Nuestro perro es siempre uno de los miembros más queridos de nuestra familia y, por ello, es importante preparar la adaptación del can al recién llegado y adelantarnos a gestionar posibles problemas o reacciones no deseadas para que todo fluya con normalidad y armonía.

¿CÓMO CREAR UNA RELACIÓN SANA ENTRE BEBE Y PERRO?

Tanto si es tu primer bebé, como si ya has tenido uno y ha ido bien, lo primero es preparar al perro a todos los niveles, para esto es necesario que progresivamente acondicionemos el hogar para una cómoda gestión del perro. Además, aprovechemos el embarazo para ir preparando al perro de todo aquello nuevo que va a formar parte de su vida: objetos, ruidos, juguetes, espacios nuevos, horarios de salida diferentes, etc. Todo a lo que nos podamos anticipar, mejor.

Como sabemos los perros tienen una enorme capacidad de distinguir y almacenar olores, de hecho, poseen un órgano destinado única y exclusivamente a esta labor (órgano de Jacobson). Durante el embarazo el perro es capaz de reconocer al bebé mediante el olfato, aun así, después del nacimiento, seguiremos una serie de pautas para garantizar que las primeras tomas de contacto sean tranquilas y con resultado positivo para todos, ya que ahora, el bebé pasa a ser físico y el perro puede percibirlo visualmente.

CONSEJOS PARA UNA CONVIVENCIA SANA

Cuando vayamos a reunir al bebé con el perro nos aseguraremos de que en esos momentos la calma y la tranquilidad guíen la interacción, tanto por parte del perro como nuestra, debemos asociar la ecuación bebé – perro a momentos de calma y donde ambos son atendidos en base a las necesidades que esa situación requiere. Buscaremos un espacio tranquilo y seguro para el perro, en caso que necesite alejarse del bebé.

Es correcto compartir momentos de paseo con el bebé y el perro, pero también debemos ofrecerle a nuestro perro salidas donde pueda hacer ejercicio físico, explorar, descubrir, y jugar con otros perros, y muy probablemente, con el bebé sea más complicado.

No nos olvidemos de la estimulación mental, de momentos de contacto y caricias (si le gustan) y de asegurarnos que tenga sus momentos de descanso.

La llegada del bebé a la familia hará que vuestra vida de un gran cambio, pero es importante recordar que no podemos dejar a un lado a vuestro perro, que seguirá teniendo sus necesidades. Deberéis adaptaros todos a la nueva situación y, como responsables buscar tiempo y espacio de dedicación para cada uno.

¿NECESITAS AYUDA CON TU MEJOR AMIGO?

Contáctanos. Atendemos en la provincia de Barcelona (consulta las poblaciones)






Nombre y apellidos (requerido)

Nombre del perro/a

Su e-mail (requerido)

Su teléfono

Población (Sólo provincia de Barcelona) (requerido)

Disponibilidad para hacer las sesiones (requerido)

Explicación el caso (requerido)

Como nos has conocido

Acepto la Política de Privacidad