Tos de las perreras ¿Qué es y cómo se transmite?

Tos de las perreras

Tos de las perreras ¿Qué es?

La comúnmente conocida tos de las perreras o también llamada traqueobronquitis infecciosa, es una enfermedad causada por varios agentes víricos y uno bacteriano. Generalmente tiene un curso leve sin llegar a comprometer las funciones vitales del perro, si bien, en ocasiones puede complicarse con neumonía y otras afecciones respiratorias.

Como síntoma característico apreciaremos una tos seca.

¿Qué la produce y cuáles son los factores de riesgo?

El principal virus implicado es el virus de la parainfluenza sin olvidarnos del adenovirus canino tipo 2. En cuanto a las bacterias la principal implicada sería la (Bordetella bronchiseptica). Todos estos agentes tienen una gran preferencia por alojarse en el sistema respiratorio así como una gran difusión a través del aire.

Factores de riesgo

Además hay otras circunstancias que facilitan que el perro enferme como pueden ser lugares con superpoblación canina, niveles altos de estrés, falta de higiene, ausencia de una zona de cuarentena y una ventilación escasa o nula, por último cabe destacar  que el riesgo aún sería mayor en el caso de cachorros menores a los 6 meses de edad y/o cachorros que hayan contraído otras enfermedades previamente.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma sería la tos seca paroxística, es decir, una tos con forma violenta pudiendo llegar a producir arcadas y en última instancia, vómitos con expectoración ya sea estando en reposo o realizando alguna actividad.

En fases tempranas de la enfermedad se puede confundir con un simple vómito y/o ante la presencia de cuerpos extraños alojados en las vías respiratorias.

Para el profesional veterinario será fácil de reconocer tras valorar los lugares en que haya podido estar el animal, como por ejemplo residencias caninas con alta densidad de perros, concursos caninos deportivos, pipicanes, protectoras de animales, perreras o lugares con falta de higiene en general.

Durante el examen clínico se puede observar cómo con la manipulación de la tráquea se desencadena la tos.

La enfermedad no suele ser grave y en ocasiones se resuelve espontáneamente transcurridos entre 10 y 14 días tras observar los primeros síntomas.

¿Es contagiosa?

Sí, es muy contagiosa entre perros, se transmite por  estornudos, tos, contacto a través de las mucosas nasales. Por ello,  cuando se detecta un perro afectado, debe llevarse a cabo una serie de medidas de higiene para evitar que se contagie a los demás.

¿Qué hacer si el perro tiene tos de las perreras? – En centros caninos

En cuanto al manejo del animal enfermo debe aislarse de los perros sanos lo máximo posible para evitar el contagio. En el caso de residencias es imperativo aislar al perro en una zona de cuarentena acondicionada para tal efecto.

La sala de cuarentena debe cumplir con unos requisitos de higiene altamente estrictos:

  • El profesional a cargo del centro debe lavarse las manos previa entrada a la habitación donde se encuentra el perro en cuestión; así como a la salida de la misma.
  • El material que esté en contacto con el animal debe ser desinfectado, de igual forma la persona encargada debe cambiarse de ropa antes y después de estar en contacto con el animal o la zona de cuarentena.
  • La sala de cuarentena debe estar separada de las zonas de paso del resto de perros y otros seres vivos que pudiera haber a modo de prevención.

¿Qué hacer si sospecho que MI perro tiene tos de las perreras? – Usuario particular

Lo primero y más importante es acudir a nuestro veterinario de confianza para que realice el diagnóstico, que nos asegure que se trata de dicha afección y si es el caso, el veterinario debe prescribir el tratamiento que considere necesario.

En casa y tras confirmar el diagnóstico es importante mantener al perro enfermo aislado de otros animales con los que conviva y especialmente los niños ya que se han dado casos de contagio esporádico. Al igual que en centros caninos es muy importante la higiene del propietario como la de la casa u habitación en la que se encuentra el perro así como de todos aquellos objetos con los que el perro pueda o vaya a estar en contacto.

En el caso de bañar al perro es importante asegurarnos de que le secamos bien para eliminar el exceso de humedad y reducir los factores de riesgo.

En los paseos deberemos evitar zonas con tránsito de otros animales, como por ejemplo los pipicanes. Por otro lado siempre recogeremos las heces y limpiaremos los orines para reducir la posibilidad de contagio hacia terceros.

¿Cómo se cura?

El tratamiento se basa en antibióticos y otros fármacos como los corticoides y antitusígenos, por supuesto debe ser recetado únicamente por un veterinario clínico. En general el tratamiento se realiza de forma ambulatoria en casa del animal salvo en casos extremos donde haya neumonía y se puedan ver comprometidas las funciones vitales del perro.

Como en todos los casos en los que tenemos un perro enfermo es de alta importancia hidratarles, proporcionar una alimentación equilibrada y un lugar de descanso seco, ventilado, limpio y con una temperatura agradable, ya que el frío puede acentuar los síntomas.

¿Cómo prevenir la tos de las perreras? Profilaxis

El manejo del perro sano sobretodo en cachorros debe basarse en la no exposición a los agentes infecciosos. Como ya hemos explicado, la asistencia a concursos o exhibiciones caninas con condiciones sanitarias dudosas puede ser uno de los factores de riesgo a tener en cuenta.

Si necesitamos hospedar a nuestro perro en un centro o residencia canina es de alta importancia evaluar todos los factores de riesgo expuestos en el punto número 2. Desde la localización del centro, pasando por la higiene y por la cantidad de animales a los que se le va a exponer.

Aún habiendo realizado esta prevención la mejor opción sigue siendo la inmunización activa o vacunación. En todas las clínicas veterinarias se ofrece esta vacuna y tiene costo reducido. También puede ser administrada incluida en vacunas combinadas como la pentavalente o la heptavalente.

Conclusiones

  • Bajo nuestro punto de vista, consideramos que todos los propietarios de perros con los que trabajamos deben mantener a sus peludos en unas condiciones sanitarias óptimas respetando la exposición a factores de riesgo y siguiendo las pautas de su veterinario de confianza.

 

  • Desde el punto de vista de la educación canina hay que tener en cuenta que las pautas de reducción de estrés pueden ayudar a reducir la posibilidad de desarrollar la enfermedad al fortalecer el sistema inmune del perro y, también, evitar el agrave de la enfermedad, ya que, el estrés elevado empeora el estado tanto emocional como de salud de nuestros perros.

 

  • Por otro lado cabría destacar que teniendo en cuenta que dicha enfermedad afecta a las vías respiratorias, es de suma importancia el uso de arneses y un buen manejo de correa, porque utilizar collares o elementos de castigo que vayan unidos al cuello del perro, van a acentuar la inflamación de la tráquea, así como el dolor; produciendo más tos en el animal e inevitablemente dificultando la curación de la enfermedad.

Posted by
Perro Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *