Consejos para viajar en tren con un perro

Consejos-para-viajar-en-tren-con-un-perro

Llegan las navidades y a muchos nos encanta disfrutar de los días festivos junto a nuestros perros, ir a casa de nuestros familiares con ellos, pero no siempre es fácil desplazarse en coche para estas fechas, o simplemente hay quienes no disponen de un vehículo, así que tenemos que optar por el transporte público.

La mejor opción que tenemos para viajar con perro dentro de grandes ciudades es utilizar el metro, como metro de Barcelona, pero si nos disponemos a salir de la ciudad ya tenemos que optar por el tren.

Pero…¿sabes qué necesitas para viajar con tu perro?

Aunque para muchos amantes de los perros, ésta sería una imagen idílica de cómo viajar con sus perros en tren, recuerda que hay una normativa que debe cumplirse.

¿Aún no sabes cuál es? ¡Aquí la tienes!

perros en el tren

1. Normativa para viajar con tu perro

Anteriormente el acceso de perros a renfe estaba restringido a los perros guía, los de asistencia que siguen viajando de forma gratuita, pero actualmente, también es posible a todos los perros identificados correctamente con su chip y que estén inscritos en el registro censal municipal con las restricciones que detallamos a continuación:

  • El perro deberá cumplir las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad, y disponer de la documentación conforme a la legislación vigente.
  • En algunos casos, se podrá limitar el transporte de animales de compañía.
  • Se admitirá como máximo un animal por viajero. Durante el viaje deberá situarse en un lugar discreto a los pies del dueño de tal forma que interfiera lo menos posible al resto de los clientes.
  • En los trenes de Cercanías se puede viajar con perro, sin límite de peso.
  • Los perros deben llevar bozal y correa desde el momento en que se acceda a las dependencias ferroviarias. Los animales pequeños tienen que viajar dentro de cestos o transportín para perro, pero en ningún caso pueden ocupar un asiento.
  • Los perros considerados potencialmente peligrosos por la normativa vigente, no podrán estar a cargo de menores de 16 años. La persona que los porte tendrá que llevar la licencia y certificación acreditativa de inscripción al registro municipal, y la correa tendrá que ser al menos de dos metros.
  • El propietario o acompañante del animal es el responsable de los daños que éste pueda ocasionar.
  • Viajar con perro en tren es gratuito.
  • Sólo es posible llevar un animal de compañía por viajero.
  • Normalmente hay que evitar las horas punta.
  • Renfe Cercanías podrá determinar la limitación o suspensión del transporte de animales de compañía en las fechas ó períodos de horarios que en su caso se determine.

Viajes más largos:

  • En AVE y Larga Distancia, el transporte de animales de compañía es gratuito en clases Preferente, cama Preferente o Gran Clase y Asiento Gran Confort. Para el resto de clases, se abonará un 25% del precio de la clase Turista y Turista+.
  • En Avant y Media Distancia Convencional, el billete será de un 25% del precio de la clase Turista.
  • En el caso de querer viajar con perro en los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya la normativa es muy parecida.

2. ¿Está preparado mi perro para viajar en tren?

Estamos acostumbrados a ver como la gente se preocupa en cumplir la normativa a la hora de viajar con su mascota (que ojo, está muy bien y es necesario), pero en cambio, no se presta atención en “explicar” a su perro lo que va a suceder, lo que va a ver y a vivir en ese entorno desconocido. ¿Qué queremos decir con esto?

Pues bien, tanto en los andenes, como en todos los recintos del metro el perro va a estar expuesto a mucha gente, espacios reducidos, y sobretodo, a ruidos desconocidos e algunos incluso, me atrevería a decir, desagradables para su sensible capacidad auditiva.

Para evitar que nuestro perro entre en pánico, es necesario introducirle en este entorno de una forma progresiva y analizando cómo lo va llevando antes de pasar al siguiente paso.

Para empezar, partimos de la base que tu perro está acostumbrado a ir atado y tenéis un buen manejo de correa, pero ¿está habituado al bozal?

Es importantísimo que hayas asociado previamente el bozal de forma positiva antes de adentrarte en querer viajar con tu perro en el metro o en tren. En el caso de este último, también puedes necesitar (en función del tamaño de tu perro y la trayectoria del viaje que vayas a hacer), haber desensibilizado el transportín. Si has trabajado correctamente la asociación del transportín en casa, para tu perro puede tratarse de un espacio donde pueda reconfortarse y sentirse seguro, por lo tanto, una muy buena opción.

3. ¡Es el momento que te hagas algunas preguntas y reflexiones sobre todo lo que se va a encontrar y ENTRENES con él!

¿Cómo lleva mi perro estar rodeado de gente?

Piensa que en el metro estará en espacios reducidos y puede que haya personas que se dirijan a él, quieran tocarle e incluso que se cruce con otros perros. Mira por su bienestar y pide a la gente que no se abalance hacia él y que si no quiere acercarse o no quiere ser tocado le dejen tranquilo. En el caso de encontrarte con otros perros, nunca vayas en línia recta, haz una pequeña curva con tu perro. En función de cómo esté socializado tu perro llevará mejor o peor estas situaciones.

 

Ascensores, tornos metálicos, subir y bajar escaleras…

Volvemos a los espacios extraños para nuestros perros. Sería interesante que tu perro estuviese habituado a subir y bajar escaleras con gente alrededor, y entrar en ascensores. Es muy importante que no lo pruebes por primera vez dentro del recinto de la estación ferroviaria.

Entrar y salir por puertas metálicas automáticas

Un paso a veces complicado para los perros y para nosotros, porque es muy difícil que podamos practicarlo préviamente en otro entorno ya que es difícil de encontrar. Tienes que asegurarte que no haya accidentes y no tenga malas experiencias. Dirígete a una puerta en la que prácticamente no entre ni salga nadie, y pon tu pie de barrera, para que si por alguna razón, se cerrara la puerta te diera a tus pies y no al cuerpo de tu perro. Puede asustarse mucho.

Mantenerse tranquilo mientras dure el trayecto

Una vez dentro del vagón, busca el lugar más apartado posible, donde a pesar de las circunstancias, pueda sentirse seguro. Algunos lo hacen debajo de nuestras piernas, otros debajo de los asientos, pero evita al lado de las puertas donde van a ir entrando y saliendo gente. Recuerda que está prohibido que el perro ocupe un asiento, aunque sea de tamaño pequeño.

Ruidos

Unos sonidos a los que nosotros estamos acostumbrados, pero que, para ellos, son muy desagradables: desde las máquinas de vending, los tornos para acceder, las escaleras mecánicas, los ascensores, los anuncios de los altavoces, el ruido del tren…Ponte en su lugar y practícalo poco a poco para que se vaya habituando al ambiente que podrá encontrar durante el trayecto.

4. Nos ponemos manos a la obra y…¿Cómo vamos a entrenar todo esto? ¡CONSEJOS!

Primero de todo, ser consciente en qué punto está nuestro perro y empieza desde ahí. Y muuuuy importante: No obligues a tu perro a NADA! Entrena, practica y cúrratelo para que en los viajes podéis disfrutar juntos.

a) Si ya está habituado al bozal, correa, pasear entre la gente, etc. podemos dirigirnos a la salida de una estación un día y una hora en la que no haya mucha gente y con las mejores chuches que podamos encontrar. Pasaremos unos pocos minutos mientras premiamos.

b) Si esta sesión la lleva bien, podemos pasar al siguiente paso: bajar a la entrada del metro (sin llegar a cruzar los tornos) y hacer lo mismo. Si vemos que nuestro perro se pone demasiado nervioso no le obligaremos a permanecer, saldremos de allí y ya lo probaremos otro día. Este paso se puede repetir varias veces, hasta que se familiarice con los ruidos con los que se va a encontrar.

c) Una vez esté acostumbrado, podemos plantearnos cruzar el torno y pasar al otro lado. En función de cómo lo lleve, podemos subir y bajar escaleras o incluso llegar a andén. Ir premiando y sobretodo aprovechar para desensibilizar el sonido de la llegada del tren. Este paso podemos repetirlo varias días antes de pasar al siguiente.

d) Finalmente, cuando esté preparado, podemos subir al tren (cuidado con las puertas). Entraremos y sólo viajaremos una estación. Poco rato pero vigilando que tenga una buena experiencia.

¡Especial Atención!

cachorro y perro viejo

Mucho cuidado con practicar estos ejercicios con cachorros, ya que corremos el riesgo de sobreestimularlos!!! Y por el contrario, si tu perro ya es muy mayor, te sugerimos te plantees si te vale la pena empezar este entrenamiento y exponer a tu perro al estrés que supone viajar  en tren o en metro, ya que con la edad, se vuelven más sensibles y el ajetreo puede afectarles significativamente.

Si habéis tenido malas experiencias o queréis empezar con buen pié, te recomendamos contactes con un profesional que te asesore y te enseñe de una forma práctica todos los pasos a seguir y cómo detectar si tu perro está preparado para ello.

Cada perro necesitará un entrenamiento distinto, en función de cómo se haya socializado, de su estado emocional, del vínculo que tenga contigo, de lo seguro que sea…

Lo importante es que lo observes, respetes sus tiempos y no quieras correr, porque ante todo, debemos mirar por su bienestar siendo un buen referente y acompañarlo en el proceso de aprendizaje.

 

 

 

Posted by
Perro Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *