¿Quieres regalar un “cachorro” en Navidad? Antes, mira esto…

Quieres-regalar-un-cachorro-en-Navidad

Siempre que se acercan las Navidades aflora en las familias la “necesidad” de aumentar los miembros de la casa, y claro… lo más fácil suele ser con un perro.

El perro, ¿un buen regalo de Navidad para un niño?

Un error que cometemos es entender el perro como un regalo para alguien, al final, hablamos de un ser vivo, sintiente, un animal que requiere atención y muchos cuidados. Pero aún es más sorprendente si se plantea ¡el “regalo” para un niño! Un perro tiene que ser para un adulto que préviamente haya comunicado el deseo de tener un animal y que comprenda las responsabilidades que conlleva tener un perro: inversión de tiempo, cariño, dedicación y gastos económicos… siendo consciente que es un compromiso a largo plazo.

Un niño/a puede responsabilizarse (en función de la edad que tenga) de comprobar que el perro tiene siempre el cuenco del agua lleno, o que faltan bolsas para recoger sus excrementos, o dar atención en los momentos oportunos. Pero nunca deberíamos adoptar un animal porque el niño/a lo ha pedido y satisfacer así su anhelo, convirtiendo al perro en un regalo más de Navidad. Empecemos dándole la importancia que merece y trabajemos desde el minuto 0 y no promovamos el abandono por culpa de una decisión poco meditada.

Después de analizar el Informe sobre Abandono y Adopción de la Fundación Affinity,  recomiendan como medida que “la decisión de regalar un animal de compañía por Navidad se tome con responsabilidad y se eviten las compras o adopciones impulsivas“.

No son un juguete - Fundación Affinity

¿Mejor cachorro o perro adulto?

Es muy frecuente tener la idea (a veces utópica) que la mejor elección va a ser optar por un cachorro, porque son seres inocentes, tremendamente “achuchables”, y tiernos. En este punto existe la creencia de que es más fácil de educar y de moldear el comportamiento de un cachorro que de un perro adulto,…no?? Pues DEPENDE! ¡Otro error! Quizás deberíamos informarnos de todo lo que comporta tener un cachorro y valorar entre todos los miembros de la familia, si estamos preparados para tener un animal que requerirá atención, muchísima paciencia y que pondrá a prueba constantemente nuestro nivel de tolerancia. Hay que saber que un perro adulto tiene muchas conductas aprendidas y os ahorrará mucho trabajo, lo único que tenéis que ser más concisos a la hora de visitar centros de adopción y explicar muy bien el tipo de vida que lleváis, lo que podéis ofrecer, las limitaciones que tenéis… para que os puedan orientar sobre qué perros se ajustan a vuestros perfiles y necesidades. Dejaros aconsejar por profesionales que mirarán el carácter y el estado emocional del perro y no os fijéis tanto en la propia apariencia del animal. Aún así, si después de meditarlo, preguntar e informarnos de fuentes fiables (no vale el vecino que toda la vida ha tenido perro), decidís que lo que queréis es adoptar un cachorro, el siguiente paso es:

¿Cómo preparamos la llegada del cachorro a casa?

Lo ideal sería disponer de unos cuantos días libres en el trabajo para que la adaptación del perro en casa sea la correcta. No valen los días en los que meteremos a 10 personas en casa para la cena de Navidad, sino al menos una semana en los que estaremos sólo los habitantes del hogar y permitiremos que el cachorro explore la casa sin agobiarle. ¿Verdad que cuando nace un bebé, los nuevos padres y la criatura necesitan un tiempo de adaptación y tranquilidad? ¿Por qué con el cachorro va a ser diferente? Dejemos que todos vayan adaptándose a la nueva situación. Una vez hemos pensado en qué fechas nos iría bien acoger al nuevo miembro de la familia, toca escoger ¿dónde lo buscamos?

¿Dónde comprar o adoptar un perro?

Olvidaros de páginas como milanuncios (o cualquier web de anuncios) que bajo un falso anuncio de “regalo perros” suelen promover casos de estafas y tráfico de animales que provienen del este o se atreven incluso a vender perros robados. Antes de mirar en criadores, es más recomendable investigar y preguntar en protectoras de los municipios cercanos, que están desbordados de cachorros de camadas indeseadas y os podrán dar más información sobre los cachorros y sus padres. Si queréis razas concretas, preguntaros a vosotros mismos el ¡por qué! pero si aún así es lo que deseáis, buscar, porque lamentablemente en las protectoras tienen de todo, y también hay muchos perros de raza. Y si la elección son criadores, aseguraros que disponen de certificación, porque muchos de ellos, venden cachorros antes de ser destetados, sin vacunas, sin mirar por su bienestar. Y todo ello, muy probablemente, repercutirá en problemas de conducta cuando crezcan. Si es la primera vez que tenéis perro, os animamos a que os ofrezcáis para ser casa de acogida, hay muchos perros que en el invierno lo pasan muy mal en las protectoras, bien por la edad que tienen, su estado de salud, o por su corto pelaje y seguro que os agradecerán que les acogéis en vuestros hogares calentitos. De esta manera, también podréis valorar, si la experiencia de tener un miembro más en la familia es lo que realmente estáis buscando.

  Por lo contrario, si estás decidido a adoptar, ten presente todo lo que hemos comentado, planifica y prepara muy bien la llegada de este nuevo miembro de la familia y fórmate para que la relación que establezcas con tu perro esté basada en el respeto. ¡Empieza a disfrutar de una próspera convivencia juntos!

Ellos no son un juguete

Posted by
Perro Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *